Turismo Responsable

Turismo Responsable 

 

Los viajes y el turismo deben concebirse y practicarse como un medio de desarrollo personal y colectivo. Si se llevan a cabo con una mente abierta, son un factor insustituible de autoeducación, tolerancia mutua y aprendizaje de las legítimas diferencias entre pueblos y culturas y de su diversidad.

Todos tenemos una función que cumplir en la generalización de unos viajes y un turismo responsables. Los gobiernos, las empresas y las comunidades deben procurarlo sin duda por todos los medios, pero usted también, en su calidad de visitante, puede apoyar sensiblemente este objetivo de muchas maneras:

 

Antes del viaje:

  • Reúna toda la información posible sobre su destino (en esta página podrá encontrar mucha información sobre nuestra ciudad), y dedique tiempo a entender sus costumbres, normas y tradiciones. Evite los comportamientos que puedan ofender a la población local.
  •  Si puedes, elige operadores turísticos, compañías aéreas y hoteles comprometidos con las comunidades locales y con el ambiente.

 

Durante el viaje:

  • Ábrase a las culturas y tradiciones distintas de las suyas: su experiencia se verá transformada, usted se ganará el respeto de la población local, y ésta lo acogerá más fácilmente. Sea tolerante y respete la diversidad; observe las tradiciones y las prácticas sociales y culturales del lugar.
  • Recuerda que las vacaciones también son una ocasión para conocer una cultura diferente: Intenta adaptarte a los usos y costumbres locales, sin imponer tus hábitos y estilos de vida.
  • Apoya las manifestaciones culturales y la artesanía local: te llevarás a casa recuerdos “de verdad” y ayudarás a la población del país visitado. Infórmate sobre la práctica y los límites del regateo.
  •  El mundo es bonito porque hay variedad: establece relaciones correctas y cordiales con las poblaciones locales, sin prejuicios.
  • Respete los derechos humanos. Cualquier forma de explotación vulnera los objetivos fundamentales del turismo. La explotación sexual infantil es un delito punible, tanto en el lugar donde se lleve a cabo como en el país de residencia de quien lo cometa.
  • Ayude a conservar el entorno natural. Proteja la flora y la fauna silvestres y su hábitat, y no compre productos elaborados a partir de plantas o animales en peligro.
  • Respete los recursos culturales. Las actividades turísticas deben practicarse con respeto por el patrimonio artístico, arqueológico y cultural.
  • Su viaje puede contribuir al desarrollo económico y social. Compre artesanía y productos locales para apoyar la economía del lugar, y aténgase a los principios del comercio justo. Cuando regatee, tenga presente el concepto del salario justo.
  • Usa los servicios gestionados por la población local, en particular los transportes y las estructuras receptivas. Así conocerás mejor la ciudad y la gente que la habita y favorecerás la economía local.
  • En el camino, deja sólo tus huellas y no otras marcas de tu paso: no tires desperdicios y ni hagas graffiti. No te lleves “souvenirs” de los espacios naturales y arqueológicos.
  • En los espacios naturales, y sobre todo en las áreas protegidas, intenta siempre seguir los senderos: no molestes a las plantas ni a los animales, ni dañes los ambientes en los que viven. Visita nuestras áreas protegidas en grupos pequeños, y acompañado por un guía experto, mejor si es local.
  • Cerrá la canilla o la ducha, apaga el aire acondicionado y las luces cuando salgas del hotel. Así, ayudas a no desperdiciar agua y energía, recursos valiosísimos para todo el planeta.
  • Las personas no son parte del paisaje: Pídeles permiso antes de hacerles fotos.
  • Diviértete probando la gastronomía local: ¡para la comida de tu país o la internacional tienes tiempo todo el año!

 

Después del viaje:

  • Cuando vuelvas a casa reflexiona sobre lo que has visto y conocido.

 

 

Fuentes:

  • VADEMÉCUM DEL TURISTA RESPONSABLE – EARTH (European Alliance for Responsible Tourism and Hospitality)
  • Código Ético Mundial para el Turismo de la Organización Mundial del Turismo.

No se admiten más comentarios