Competitividad, resiliencia climática y hábitat, ejes de actividades territoriales por el foro Usina Ciudad Inteligente

Competitividad, resiliencia climática y hábitat, ejes de actividades territoriales por el foro Usina Ciudad Inteligente

En el marco del foro Usina Ciudad Inteligente, funcionarios municipales desarrollaron actividades territoriales enfocadas en los tres ejes propuestos: competitividad, resiliencia climática y hábitat. De las propuestas desarrolladas en el Parque Industrial de Puerto Tirol, en el predio de la futura de la planta de transferencia de Residuos Sólidos Urbanos (RSU) y en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UNNE participaron los secretarios Sebastián Lifton (Desarrollo Económico), Sebastián Agostini (Planificación Estratégica) y Diego Arévalo (Espacio Público e Infraestructura).

Los funcionarios estuvieron acompañados por el presidente de la Unión Industrial del Chaco (UICh), Andrés Irigoyen, Aldo Kaston y Andrés Ghiggeri; y de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo, decano Miguel Barreto y secretaria de Investigación, Venettia Romagnoli. Además, participaron el director del Programa de Ciudades de CIPPEC,  Gabriel Lanfranchi; los líderes territoriales convocados al foro y los subsecretarios municipales Danilo Gualtieri (Mantenimiento y Uso del Espacio Público), María Laura Fernández (Arquitectura y Movilidad Urbana), Mabel Viña Simoncini (Control y Modernización del Estado), Carlos Coschiza (Información y Estadística), Ana Clara Buttice (Innovación y Desarrollo Local), Alejandro San José (Empleo y Capacitación), Ludmila Voloj (Industria, Comercio y Defensa del Consumidor y Usuario) y Bernardo Voloj (Turismo). Además, los coordinadores del evento Daniel Bittel, María Laura Binaghi y equipo Cippec.

 

Los recorridos

La primera visita consistió en recorrer el Parque Industrial de Puerto Tirol y la Sede la UICh, con el objetivo de dimensionar su aporte a la dinámica económica general e industrial para la provincia y la región. Además, establecer su experiencia para llegar a la etapa consolidada actual (su historia y actualidad) en cantidad de empresas activas, sectores industriales involucrados y fortalecidos, la infraestructura y servicios necesarios; teniendo en cuenta que es un ejemplo de política industrial para la región. “Consideramos que fue muy oportuna para la revisión de estrategias industriales, de logística y vínculos colaborativos con la dinámica local”, dijo Lifton. 

La segunda parada consistió en el reconocimiento territorial y ambiental de la futura planta de transferencia de Residuos Sólidos Urbanos, que forma parte del Proyecto Integral de Tratamiento y Disposición final de RSU del Municipio de Resistencia, con el objetivo de involucrar a los participantes en la realidad que se atraviesa y las mejoras realizadas junto a los desafíos de los próximos meses.

En el marco del abordaje de las distintas normas en relación a las disposición final de RSU, sus requisitos, necesidad de conformidad de la autoridad provincial y municipal, y sometimiento a evaluación de impacto ambiental y audiencias públicas; y la situación actual la cual fue diagnosticada en base a cuatro ejes de gran relevancia socio-económico- ambiental; desde el Municipio de Resistencia define una nueva e integral visión en relación al tratamiento y disposición final de RSU.

En el lugar, se hizo una puesta en común sobre la evolución del contexto de la prestación del servicio y los cambios al inicio de la gestión actual y un diagnóstico, en virtud de las cuatro problemáticas: capacidad de disposición, situación social, logística e impacto ambiental María Sara. Además, se analizó la futura planta de Tratamiento y Disposición Final de RSU que incluyen políticas de reciclado y educación ambiental, el Código Ambiental y el nuevo Centro de Tratamiento y Disposición Final de los RSU.

La última actividad fue una charla en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo. La actividad tuvo por objetivo dar a conocer las acciones asociadas al desarrollo de políticas de desarrollo urbano y su influencia en la mejora de la calidad de vida y garantía del acceso a los derechos de los vecinos. Se manifestó el principal interés en la conectividad de la ciudad, ya que facilita el transporte para llegar a sus lugares de trabajo, escuelas y centros de salud, brinda mayor seguridad, valor a la vivienda, fortalece la integración barrial con las instituciones educativas, deportivas y esparcimiento; y el efecto directo sobre la reducción de costos de los servicios municipales; así como el crecimiento potencial sobre las oportunidades inmobiliarias.

Se trabajó también sobre los lineamientos y experiencias del Programa de Financiamiento Compartido como modalidad exitosa regional, mostrando cómo los vecinos se involucraron comprometiéndose con el 35 por ciento del valor de la obra, se organizaron y lograron ampliar las posibilidades de pavimento y el municipio se ocupó del proyecto, la mano de obra y maquinaria, incluyendo desagües, iluminación y señalización. Esto permitió avanzar con diferentes modalidades al desarrollo de una ciudad conectada y más accesible, con 1000 rampas en las esquinas, señalización y semáforos para avanzar con medidas de seguridad en el tránsito.

No se admiten más comentarios